viernes, 11 de mayo de 2012

EL MARKETING ES COSA DE TODOS

Normalmente cuando oímos el término “Marketing” lo asociamos a grandes empresas, campañas de publicidad, técnicas de ventas a gran escala... pero no caemos en la cuenta de que las pautas marcadas por esta “ciencia” de reciente creación pueden ser aplicadas a casi todo, desde nuestra vida personal hasta la promoción de nuestro trabajo individual.

A veces es solo cuestión de cambiar el punto de vista y caer en la cuenta de que términos como marca, mercado o fidelización pueden ser para nosotros útiles si los entendemos como reputación de nuestros servicios, posibles clientes o habitualidad de los clientes. Incluso hay veces que en determinados servicios (limpieza, tareas domésticas) identificamos al pagador como “jefe”, cuando en realidad, a efectos de marketing, puede ser nuestro cliente... Enfócalo como si fueras un empresario en ciernes y “véndete” bien para conseguir nuevos clientes/jefes. ¿Quien sabe? ¡Quizás en un año tienes tantos que hasta tienes que contratar a alguien para poder satisfacer toda la demanda!

Con cualquier buscador por internet podéis acceder a manuales básicos de marketing, pero para los que os interese el tema, os dejo unas cuantas pautas:


- Analiza tu mercado: Ten muy claro siempre a dónde dirigir tu promoción de servicios, analiza tu ciudad, tu vecindario, tu grupo de amigos y segmenta siempre que parte de ellos son clientes potenciales. Vamos, lo que toda la vida se llamó ir directo al grano y no perder el tiempo...

- El boca-a-boca: Quizás a pequeña escala este concepto sea el más importante. No se trata de ser un disco de repetición con nuestra disponibilidad y eficacia de nuestros servicios; pero asegúrate de que todo tu entorno sabe lo qué haces, cómo lo haces y cuándo estás dispuesta a hacerlo.

- La competencia: Es inevitable, en el 99% de los casos va a haber otras personas u otras empresas que ofrezcan los mismos servicios que tú... conócelos bien, entérate de como trabajan y... ¡diferénciate! Ponte en el lugar del solicitante de servicios y piensa por qué deberían contratarte a ti y no a la competencia.

- El brainstorming: Pide ayuda a familia o a amigos que consideres que pueden jugar un buen papel en esta lluvia de ideas y haz una pequeña reunión donde los participantes vayan proponiendo ideas para mejorar tu oferta de servicios. Es importante no ser restrictivo, no criticar y siempre tener todo en cuenta. Cuando tengáis una lista considerable de propuestas será la hora de elegir las mejores.

Como siempre, esperamos que este artículo os haya sido útil y esperamos vuestros comentarios.

¡Hasta la próxima!

El equipo de Tabblio.com



Reacciones: