viernes, 7 de septiembre de 2012

NUNCA TRABAJES SÓLO POR DINERO...

En este nuevo artículo, si me lo permitís, me voy a tomar una pequeña licencia: salirme de la temática estrictamente profesional o técnica y opinar sobre algo más personal. Ya hemos tocado el ámbito de la motivación y de lo necesario que es creer en uno mismo a la hora de desarrollar cualquier tarea, tanto por tu cuenta como por cuenta ajena pero, en mi opinión, acabamos cayendo siempre en un error muy común: trabajar sólo por dinero.



Acabo de leer que un experto en el tema empresarial dice que la verdadera riqueza no es el dinero sino el tiempo. El auténtico millonario es aquel que se puede dedicar a viajar por el mundo y hacer lo que le apetece en cada momento ya que sus inversiones son rentables sin su presencia... quizás a muchos esto les parezca propio de vagos, o incuso es posible que sea excesivo vivir sin trabajar absolutamente nada pero aquí está la verdadera riqueza: que podrás trabajar si te apetece, serás libre de hacer lo que quieras.

Es obvio que para llegar a este punto es necesario mucho trabajo previo, pero incluso en ese tiempo de esfuerzos e “inclemencias varias” es necesario no perder de vista que el dinero es un medio, no el fin. El objetivo final de tu labor, trabajo o empresa ha de ser siempre algo intangible: mejorar la sociedad, una buena calidad de vida para tus empleados, crecer profesionalmente con tu equipo... o simplemente poder ser medianamente rico como el del párrafo anterior; siempre disfrutando del día a día sin perder de vista estos objetivos (y por supuesto sabiendo que el medio necesario para conseguirlo es el dinero)



Ahora dirigiéndome solamente a los emprendedores, empresarios, autónomos... a todos aquellos valientes que han decidido arriesgarse para poder mejorar. Seguramente a vuestro alrededor haya muchas personas insatisfechas con su empleo, que no se sienten realizados en su puesto de trabajo pero tienen que soportarlo porque no se pueden permitir el lujo de prescindir de su nómina (y hoy no es asunto fácil el encontrar otro trabajo...) Precisamente por eso, porque vosotros no habéis escogido el camino más fácil en el mundo laboral, porque os habéis arriesgado para hacer lo que os gusta, crecer y sentiros satisfechos con vuestras tareas diarias, no debéis resignaros. Revisad todos los días al final de vuestra jornada si el trabajo del día ha sido agradable y gratificante, si durante una temporada la respuesta es “no”; intentad buscar los medios para cambiarlo, siempre hay alguna manera y la responsabilidad es vuestra, que para algo sois los jefes!

Quiero dejar claro que en todo momento, este artículo es de opinión personal. Evidentemente, cada uno es libre de encontrar la motivación en lo que quiera...

Hasta la próxima!

El equipo de Tabblio.com

Reacciones: