viernes, 11 de octubre de 2013

CROWDFUNDING, BUSINESS ANGELS Y AHORA... EL BOOTSTRAPPING


En cristiano: financiación colectiva, inversores externos y ahora... emprender sin recursos.

"¿Sin recursos? ¿Cómo?" os estaréis planteando muchos... pues sí es posible, es más, no es una novedad tan grande: ¿Quién no ha oído hablar de alguna gran multinacional que empezó en el desván de su casa o en el garaje de sus padres? Efectivamente, el bootstrapping es lo que de toda la vida llamamos el "empezar con lo puesto, poco a poco"



Obviamente suena más bonito de lo que en realidad es, muchas de las empresas que empiezan así no llegan a buen puerto. El inconveniente principal es que ralentiza mucho todos los procesos de crecimiento de la empresa y que requiere mucho más trabajo que si tuviésemos los medios suficientes. Pero también tiene su parte buena: no te endeudas, valoras más el esfuerzo y el ahorro y te permite ser mucho más creativo.

Pongamos un ejemplo: tu sueño es montar un establecimiento de reparación de equipos informáticos. Puedes pedir dinero al banco para herramientas, publicidad, ordenador, software, suministros, alquiler de un local... O tienes la opción de publicitarte en internet, con el boca a boca de conocidos y reparar a domicilio o en tu propia casa con  los medios que ya tienes. Si se te da bien, trabajas duro y consigues fidelizar clientes, posiblemente en un año estés en el punto en el que el primer caso empezaría. Más tarde... sí, pero con clientes, experiencia y sin deudas.



Si decides optar por esta modalidad o ya lo has probado en el pasado, estaremos encantados de escuchar tu experiecia.

Reacciones:

1 comentario: