martes, 1 de octubre de 2013

FACTORES PARA LA ELECCIÓN DE LA FORMA JURÍDICA


Para poner en marcha una empresa pueden adoptarse diferentes formas jurídicas por las que podrán optar los promotores y que podemos clasificar en:

El empresario individual
Sociedad civil
Comunidad de Bienes
Sociedad de Responsabilidad Limitada
Sociedad Limitada Nueva Empresa
Sociedad Anónima
Sociedad Colectiva
Sociedad Comanditaria
Sociedad Laboral
Sociedad Cooperativa

Para efectuar la elección de la forma jurídica más adecuada, debemos tener en cuenta una serie de factores:
·         La actividad en sí misma
En ocasiones es la propia normativa reguladora de una actividad a que exige la adopción de una forma jurídica determinada (ej. las agencias de viajes deben ser sociedades limitadas o anónimas). En otros casos, la naturaleza misma de la actividad puede comportar un alto riesgo que aconseje la limitación de responsabilidad propia de las formas mercantiles.
·         El número de promotores que participan en el proyecto
         Puede desarrollarse la actividad económica en solitario, y en ese caso podrá optarse entre limitar o no, la responsabilidad patrimonial (ex.: sociedad limitada unipersonal o empresario individual, respectivamente). Cuando hace más de una persona implicada, es recomendable, tanto a partir de una perspectiva legal como económica, acudir a una forma societaria ya sea civil o mercantil.
·         El grado de implicación y experiencia de los promotores
         Antes de nada, un promotor debe calibrar y analizar las consecuencias, incluso personal, de su implicación en un proyecto empresarial así como la responsabilidad patrimonial que se está dispuesto a asumir. Por ejemplo, si entre un grupo de personas hace una cuyo grado de implicación no es muy alto y no desea asumir excesivos riesgos, debería optarse por una forma mercantil que permita la participación de socios capitalistas.
·         Complejidad de constitución y gestión
         Las formas societarias mercantiles, a pesar de las últimas novedades legales, son siempre de constitución mucho más compleja, pero no es aconsejable tomar la decisión basándose exclusivamente en la mayor o menor burocracia que la constitución pueda generar, dado que se trata de una cuestión relevante sólo en el momento inicial. A partir del punto de vista de la gestión, cualquier proyecto empresarial debe nacer con vocación de crecimiento, el que a medio o largo plazo siempre hace necesaria una gestión, no ya compleja, sino rigurosa y adaptada a la dimensión del negocio y a sus posibilidades de crecimiento.
·         Libertad de acción del emprendedor
         Lógicamente, la margen de actuación y la libertad al tomar una decisión es absoluta en los casos del Empresario Individual y las sociedades unipersonales. En el extremo opuesto estarían las sociedades mercantiles personalistas, en las que no se decide en función del capital social que se tenga, sino que cada persona representa un voto.
·         Necesidades económicas del proyecto
   La dimensión económica del proyecto puede hacer necesario cierto nivel de inversión o de flujo de capitales que hagan aconsejable la limitación de responsabilidad patrimonial, lo que es especialmente evidente cuando por el tipo de actividad se impone legalmente un tipo de sociedad con un capital social mínimo superior al normal (ex. agencias de viajes).
·         La responsabilidad patrimonial que con-leva el desarrollo de la actividad
Puede ser limitada a los bienes afectos al negocio o ilimitada, esto es, todo el patrimonio personal del empresario responde de los resultados. Este aspecto ha de ponerse en relación con la dimensión económica del proyecto y el grado de implicación de las personas que participan en ello.
·         Aspectos fiscales y de seguridad social
En general, las formas mercantiles suscitan cierto rechazo por comportar el Impuesto de Sociedades (IS), mientras que las formas que carecen de personalidad jurídica propia (Empresario Individual, Comunidad de Bienes, Sociedad Civil) tributan a través del Impuesto sobre la Renta de las personas Físicas (IRPF). Lo cierto es que, a priori, no existe un régimen fiscal más o menos ventajoso, sino que depende de los resultados económicos reales o potenciales del negocio. Por otra parte, existen formas bonificadas fiscalmente a través del Impuesto de Sociedades, como por ejemplo las Sociedades Cooperativas.
Por otra parte, actualmente existe una fórmula societaria que cuenta con importantes ventajas fiscales, especialmente a partir del punto de vista de la liquidez en los primeros ejercicios: la Sociedad Limitada Nueva Empresa.
Otra cuestión que suele tenerse en cuenta es la posibilidad del promotor de cotizar en el régimen general, y no en el de autónomos, a través de una sociedad. Pero esto depende en realidad del porcentaje de participación que se tenga, por lo que se debe valorar caso por caso.
·         Rapidez y simplicidad de la tramitación
  Si las circunstancias o las preferencias de los promotores apuntan a una tramitación rápida y sin grandes complicaciones burocráticas las posibilidades se reducen a las fórmulas sin personalidad jurídica (Empresario Individual, Comunidad de Bienes, Sociedad Civil) y a la Sociedad Limitada Nueva Empresa en su versión telemática.
·         Acceso a ayudas públicas
   Aunque no es un criterio recomendable en sí incluso a la hora de escoger la forma jurídica, sí es una variable a tener en cuenta, por lo que habrá que atender a las circunstancias de cada proyecto y a cada convocatoria específica.
Ventajas e inconvenientes
Es conveniente a la hora de optar por una u otra forma jurídica, conocer las ventajas e inconvenientes que tienen cada una de ellas:
El empresario individual
Ventajas:
·         Es la forma empresarial ideal para empresas de pequeño tamaño.
·         Para su constitución no es necesaria la inscripción en el Registro Mercantil.
·         No exige capital mínimo inicial.
·         Es el propio empresario quien gestiona y toma las decisiones.
·         En el IRPF se paga de acuerdo con las ganancias obtenidas. (cuando nuestro tipo aplicable en este impuesto se sitúe por debajo del 30%, o del 25% para empresas de reducida dimensión, obtendremos ventajas fiscales).
Inconvenientes:
·         Todo el riesgo que soporta el crear un negocio recae sobre el empresario.
·         Se responde de las deudas que produce el negocio con el patrimonio no sólo del negocio sino con el propio patrimonio, extendiéndose la obligación al cónyuge si no se tiene separación de bienes (ver MEMOFicha A.03.01).
·         El titular de la empresa ha de hacer frente en solitario a los gastos y a las inversiones, así como a la gestión y administración (ver MEMOFicha A.06.01)
·         Si el volumen de beneficio es importante, puede estar sometido a tipos impositivos elevados.
Sociedad civil
Ventajas:
·         No es necesario formalizar escritura pública ni realizar la inscripción en el registro mercantil.
·         No exige capital mínimo inicial.
·         Pagan fiscalmente de acuerdo con sus ganancias.
·         No recae sobre una sola persona el riesgo de crear la empresa.
Inconvenientes:
·         Los socios responden mancomunada y directamente de las deudas de su negocio con el patrimonio del negocio y con el patrimonio propio
Comunidad de bienes
Ventajas:
·         No es necesario formalizar escritura pública ni realizar la inscripción en el registro mercantil.
·         No exige capital mínimo inicial.
·         Pagan fiscalmente de acuerdo con sus ganancias.
·         No recae sobre una sola persona el riesgo de crear una empresa
Inconvenientes:
·         La responsabilidad de los socios es ilimitada y solidaria entre todos ellos.
·         La Comunidad no tiene personalidad jurídica propia, es decir, no es titular de derechos y obligaciones.
Sociedad de Responsabilidad Limitada
Ventajas:
·         Es la forma jurídica ideal para sociedades pequeñas, con pocos socios y capital reducido.
·         El capital social inicial mínimo no es elevado.
·         La responsabilidad de los socios está limitada a la aportación realizada.
·         Los órganos de funcionamiento son más sencillos que en otras formas jurídicas.
·         Permite gran flexibilidad de régimen jurídico, permitiendo a sus socios establecer sus propias normas.
Inconvenientes:
·         Exigencia de avales personales para la concesión de créditos a la sociedad.
·         Restricciones a la libre transmisión de participaciones.
·         Tributan al tipo general de 35% en el Impuesto de Sociedades.
·         Las participaciones sociales no cotizan en bolsa.
·         Auditoría de cuentas obligatoria en determinados casos.

Sociedad Limitada Nueva Empresa
Ventajas:
·         Facilidad de constitución y mayor brevedad, gracias a la gestión telemática en 48 horas con la ventanilla única empresarial.
·         Mayor simplicidad en la gestión contable.
·         Cuentan con incentivos fiscales en forma de aplazamiento y deferimento de impuestos en los primeros años.
·         La responsabilidad de los socios se limita a la aportación realizada.
·         Existe la posibilidad de desgravar las imposiciones realizadas en una cuenta ahorro-empresa.
Inconvenientes:
·         Sólo es aconsejable para microempresas.
·         Existe una limitación para el capital social máximo aportado.
·         Existe límite para el número máximo de socios.
A estas hay que añadir las desventajas propias de la Sociedad Limitada.
Sociedad Anónima
Ventajas:
·         Forma jurídica idónea para grandes sociedades, con gran volumen de negocio y con muchos socios.
·         La responsabilidad de los socios se limita a la aportación realizada.
·         A condición de socio puede transmitirse libremente, mediante la venda de las acciones. Estas acciones pueden cotizar en bolsa,
Inconvenientes:
·         El capital social mínimo es elevado, (60.101,21 euros).
·         Tributan al tipo general del 30% en el Impuesto de Sociedades.
·         Tiene un elevado coste de constitución: gastos notariales y aplicación del tipo del 1% sobre la cifra de capital social en el momento de su constitución en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
·         Los órganos de funcionamiento son complejos.
·         Obligación de depositar las cuentas anuales en el Registro Mercantil
·         Auditoría de cuentas obligatoria en determinados casos.

Sociedad Colectiva
Ventajas:
·         No es necesario capital mínimo para su constitución.
·         El tipo aplicable sobre el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales es del 1%.
·         Mayor facilidad a la hora de conseguir préstamos para la sociedad, ya que estos están, implícitamente, avalados por todos los socios colectivos.
·         Puede controlarse la entrada de personas ajenas a la sociedad.
Inconvenientes:
·         La responsabilidad de los socios es ilimitada.
·         Es una forma jurídica poco utilizada.
·         Necesita unos trámites formales de constitución.
·         A condición de socio no es transmisible libremente.
·         No cabe la unipersonalidad.
·         Tributan al tipo general del 35% en el Impuesto de Sociedades.
Sociedad Comanditaria
Ventajas:
·         La principal ventaja que presenta la sociedad comanditaria por acciones es la posibilidad de atraer inversores capitalistas, más probable que en la comanditaria simple.
·         Los socios colectivos pueden atraer el capital de otros sin que estos interfieran en la gestión de la empresa.
·         Responsabilidad limitada de los socios comanditarios.
Inconvenientes:
·         La necesidad de contar con un capital mínimo de 60.102 euros.
·         Trámites complicados en la vida social similares a los de las sociedades anónimas.
·         Responsabilidad ilimitada y solidaria de los socios colectivos administradores.
Sociedad Laboral
Ventajas:
·         La responsabilidad de los socios está limitada a la participación social.
·         Los socios trabajadores cotizan en el régimen general de la seguridad Social, si no existe parentesco con convivencia entre ellos.
·         Acceso a subvenciones para empresas de economía social.
·         Está exenta del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, en su constitución y ampliación de capital.
·         Los trabajadores participan de su propia empresa.

Inconvenientes:
·         No se pueden transmitir las acciones libremente.
·         Restricciones a la contratación de trabajadores indefinidos no socios.
·         Tributan al tipo general del 30% en el Impuesto sobre Sociedades.
·         Los trámites de constitución son largos, complicados y costosos.

Sociedad Cooperativa
Ventajas:
·         Es la forma más participativa y democrática de sociedad mercantil.
·         La responsabilidad de los socios se limita a la participación social.
·         Acceso a subvenciones para empresas de economía social.
·         Tributan al 20% en el Impuesto de Sociedades y está exenta del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentadas, en su constitución y en la ampliación de capital.
·         Posibilidad de escoger el régimen de Seguridad Social de los socios.
Inconvenientes:
·         Exige alto grado de compenetración y confianza entre los socios.
·         Constitución del fondo de reserva obligatorio, fondo de educación y de promoción.
·         El número de horas/año trabajadas por los trabajadores contratados a tiempo indefinido que no sean socios, no podrá ser superior al 30% del total de horas/año trabajadas por los socios trabajadores.
·         Trámites de constitución complicados y costosos.


Fuente: Igape (http://www.bicgalicia.org)

Reacciones: