lunes, 4 de noviembre de 2013

GUÍA PRÁCTICA: SUBVENCIONES Y AYUDAS OFICIALES



Podemos definir las ayudas oficiales como el apoyo económico recibido por parte de una administración pública u organismo oficial, que permite al beneficiario disminuir el coste de una inversión. También, algunas entidades privadas conceden ayudas a determinados proyectos, por ejemplo, la Obra Social de determinadas Cajas de Ahorros.

Son múltiples las posibilidades que existen de encontrar una ayuda oficial que se ajuste a las necesidades de las empresas, sean o no de reciente creación, procedentes de diversos organismos oficiales.

La tipología de estas ayudas es de lo más variado, así encontramos ayudas consistentes en ayudas económicas a fondo perdido, también llamadas subvenciones, incentivos y deducciones fiscales, préstamos a interés 0, o incluso, es posible la participación en el proyecto como socias de entidades de capital-riesgo.

En principio, cualquier forma jurídica podría acceder a las mismas, desde empresarios autónomos hasta uniones temporales de empresas (UTE’s).



La documentación que se debe presentar

En primer lugar, es necesario hablar de la documentación a presentar. Ésta será variable y dependerá de cada convocatoria pero, por regla general, en primer lugar se deberá cumplimentar una solicitud, que puede constar de uno o más escritos y que será proporcionado por el organismo convocante, generalmente suele publicarse como anexo a la convocatoria oficial.

La solicitud deberá ir acompañada de los documentos, que se soliciten en la convocatoria, que deben ser originales o copias compulsadas, salvo que en la convocatoria se estipule lo contrario.

En caso de no presentar toda la documentación requerida, o que ésta esté incompleta, lo habitual es que el organismo conceda 10 días hábiles para la subsanación de defectos.

Se aconseja grapar todos los documentos presentados para evitar pérdidas durante la manipulación por las administraciones públicas. También, es conveniente llevar una copia de la solicitud para que nos la sellen con la fecha de entrada en el registro, a modo de recibo. En caso de presentar la solicitud por Internet el propio programa debe generar un recibo y/o asignar un número de expediente.




¿Cómo y cuándo se solicitan las ayudas oficiales?

Por norma general, las ayudas oficiales se solicitan presentando toda la documentación requerida en el registro de entrada de la delegación correspondiente del organismo convocante de la ayuda. Es posible también enviarlas por correo certificado, para lo cual se aconseja matasellar la solicitud antes de introducirla en el sobre para que conste la fecha del envío.

Actualmente, y gracias a las posibilidades que ofrece Internet, también es posible (en algunos casos ya se exige) presentar la solicitud de manera telemática para, posteriormente, enviar la documentación por correo o presentarla ante el organismo correspondiente. Es posible que para ello se necesite disponer de certificación electrónica o firma electrónica (Ver MEMOFicha C.02.05).

En cuanto al plazo en el que se deben solicitar las ayudas, éste depende de lo establecido en la convocatoria y puede ser desde 30 días naturales hasta plurianual. En caso del envío de la solicitud por vía telemática, también se establece una hora límite.

No se recomienda esperar a última hora para presentar las solicitudes, especialmente en caso de presentarlas por Internet, ya que es posible que se colapse la página si hay demasiadas personas intentándolo a la vez.

Una vez aceptada la solicitud, el organismo correspondiente deberá comunicar a los interesados si acepta su solicitud, en todo o en parte, y justificará su decisión basándose siempre en criterios objetivos.



¿Cómo y cuándo se justifican y cobran las ayudas oficiales?

Justificar una ayuda quiere decir que el beneficiario le demuestra al organismo convocante que efectivamente ha llevado a cabo la acción para la que solicitaba la ayuda o subvención, es decir, que ha realizado la inversión programada, que ha llevado a cabo las contrataciones a las que se comprometió, etc.

La justificación no tiene que ser necesariamente al final del proyecto o de la inversión realizada, algunas convocatorias permiten justificaciones intermedias de un porcentaje de la ayuda concedida. En cada convocatoria de ayudas o en las bases de las mismas se estipulará claramente el tiempo límite para la justificación de la subvención, así como los medios de prueba aceptados. Estos documentos deberán siempre ser originales, copias compulsadas o, en algunos casos, se permite que sean copias simples acompañadas de los originales para su cotejo por la persona autorizada. Se recomienda siempre aportar la mayor cantidad de documentos posibles.

Una justificación incorrecta o fuera de plazo puede provocar la pérdida del derecho al cobro de la subvención, a la devolución de la misma si ya se cobró o a la obligación de abonar finalmente los incentivos fiscales concedidos.

El cobro de una ayuda implica que el organismo convocante ha comprobado la veracidad de las acciones previamente justificadas y emite la orden de pago de la cantidad estipulada en el momento de la concesión de la ayuda. En caso de préstamos o anticipos el cobro es previo a la justificación y, si ésta no es correcta, el interesado se verá obligado a devolver todo o parte del dinero antes del tiempo estipulado. El ingreso se hará siempre a través de una cuenta bancaria que el beneficiario deberá comunicar.



¿Dónde buscar la ayuda o subvención adecuada?

Son innumerables las ayudas y subvenciones que existen en la actualidad. Algunas de ellas duran varios años o se convocan durante varios años seguidos, sin embargo, otras se convocan una sola vez, dependiendo del éxito que tengan o de las políticas que cada organismo o administración pública quiera poner en práctica o fomentar.

No obstante, para cada actividad, proyecto o acción que se vaya a realizar durante la vida de la empresa conviene consultar los organismos, que habitualmente conceden ayudas para ver si se puede beneficiar de alguna de ellas.




Ayudas a la investigación, desarrollo e innovación:

· Ministerio de Industria, Turismo y Comercio www.mityc.es.



Ayudas a la contratación laboral:

· Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Instituto de Empleo, Servicio Público de Empleo (INEM). www.inem.es.



Ayudas a la Formación de trabajadores:

· Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales www.mtas.es.

· Ministerio de Educación y Ciencia www.mec.es.





Ayudas a la internacionalización de la empresa:


· Cámaras de Comercio www.camaras.org.

· Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) www.icex.es.



Además, cada empresa puede encontrar ayudas del organismo público que regule su actividad, así, un comercio minorista puede encontrar ayudas en el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio o de la Consellería de Innovación e Industria; una empresa consistente en un barco de pesca puede encontrar ayudas en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación o en la Consellería de Pesca y Asuntos Marítimos; etc.



Normativa aplicable

Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones.



Fuente: bicgalicia.org

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario